Este nuevo año trae dos nuevas regulaciones internacionales, las Directivas PSD2 y IFRS9, que tendrán un fuerte impacto en la banca.

La primera (PSD2) mejorará las condiciones de los usuarios de medios de pago, reduciendo las comisiones que pagan y, con ellas, el margen de beneficio de la banca en estas operaciones.

La segunda (IFRS9) exigirá a los bancos que controlen su buena calidad crediticia, para lo que deberán utilizar una nueva metodología de cálculo.

La directiva IFRS9 pretende evitar situaciones, ya conocidas, que deriven en una quiebra del sistema financiero, en base a un capital y previsiones de riesgo más realistas y anticipadas. Esto significa que cada entidad deberá provisionar por las pérdidas que espera tener y no por las que ya se han materializado.

Finalmente, tanto la Directiva IFRS9 como la PSD2 obligan a la banca tradicional a ser más eficiente, a actualizar sus modelos de negocio y a reducir costes.

Colectiva

La 1ª plataforma que une a deudores hipotecarios para negociar con los bancos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *